Los vecinos de Central Valley diseñaron su propia línea de transporte, y van para más